¿De la unanimidad a los tres quintos?

Desde Afinmar, expertos en administración de fincas en Sevilla, estamos al tanto de las últimas decisiones políticas que incumben a las comunidades de vecinos.

La secretaria de Estado de Turismo, Isabel Oliver, ha anunciado una propuesta de cambio en la Ley de Propiedad Horizontal (LPH) que puede cambiar la forma de gestionar las comunidades de vecinos. Oliver, en una entrevista en la Cadena SER, afirmó que no hará falta la unanimidad de todos los vecinos para tomar decisiones. Tres quintos de los votos, o lo que es lo mismo, un 60% será suficiente para aceptar o rechazar una medida. Esta modificación haría más democrática la comunidad de vecinos y permitiría desbloquear en muchos casos actuaciones que llevan años paradas por rechazo de uno de los vecinos.

En Afinmar, expertos en administración de fincas en Sevilla, somos conscientes de la importancia que puede tener esta medida que llega, principalmente, para controlar la proliferación de pisos turísticos en España. Un asunto que está en pleno debate y que discurre por la frontera entre la propiedad privada individual y el bien colectivo de la comunidad, ya que estos arrendamientos causan graves molestias en algunos bloques de pisos. Por tanto, el paso de la unanimidad a los tres quintos es una medida que puede favorecer estos usos, puesto que empresas turísticas están comprando inmuebles en grandes cantidades para convertirlos en productos.

Voto, Boleta De Votación, Cuadro

Casos que pueden ser erradicados con la modificación de la LPH

  • El ascensor. En algunas comunidades de vecinos hay personas que no necesitan ascensor y, por tanto, se niegan a ponerlo. Muchos aducen problemas económicos y molestias por la obra.
  • La fachada. La cuestión estética es otro de los puntos de conflicto en muchas fincas. Algunos vecinos ven horrible lo que otros soportan sin problema. El estado de la fachada suele ser uno de esos elementos.
  • El portero. La figura del portero se ha perdido progresivamente con los años, pero muchas comunidades lo echan de menos. Una persona pendiente del bienestar de los vecinos y el mobiliario es un servicio que mejora ostensiblemente la calidad de vida en el bloque. Los argumentos para no contratarlo suelen ser económicos.
  • Morosos. La modificación de la ley puede acarrear endurecimiento de las medidas contra los vecinos que no estén al corriente de los gastos de la comunidad. Lo que empieza con un recibo sin pagar puede acabar en embargo.
  • Cualquier arreglo u obra. La escalera, las barandillas, la azotea o el garaje son elementos susceptibles de mejora y mantenimiento constante. Al igual que con la fachada, el listón lo suele poner cada comunidad de vecinos, haciendo que se engorde o adelgace la cuenta de gastos anuales en asuntos extraordinarios.

Florida, Casa, Arquitectura

Desde Afinmar, expertos en administración de fincas en Sevilla, estaremos al día de todas las novedades que puedan surgir relacionadas con la LPH. Los pisos turísticos han sido el detonante de una actualización de la norma para adecuar esta ley a los nuevos tiempos e intentar mejorar la convivencia. La contratación de un administrador es siempre un seguro ante posibles problemas legales y sirve como figura externa para mediar entre las partes de un conflicto.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *