Cómo detectar a un mal administrador de fincas

Desde Afinmar, expertos en administración de fincas en Sevilla, tenemos muy claro cómo debemos realizar nuestro trabajo de una forma solvente y eficaz para mantener contentos a nuestros clientes. Sin embargo, hay otros colegas de profesión que se aprovechan un poco de la coyuntura.

Como en todos los sectores profesionales, existen malos administradores de fincas. Personas que anteponen sus intereses económicos ante todo y no se esfuerzan en realizar correctamente su trabajo. Esta situación puede conllevar al deterioro de un edificio, a la falta de fondos de una comunidad o incluso a perder oportunidades para mejor algunos aspectos de la propiedad.

Los administradores de fincas no son sólo personas presentes en las juntas de vecinos, deben tener un rol activo y preocupado por el bienestar de sus clientes, para que vivan en una atmósfera feliz y que se ajuste lo máximo posible a las necesidades que todos los propietarios tengan (desde la accesibilidad hasta el estado de la infraestructura).

En Afinmar, expertos en administración de fincas en Sevilla, queremos ayudarte a que elijas bien y no te time tu propio administrador de fincas, por tanto si detectas los siguientes hábitos en tu administrador ¡cambia lo más rápido posible!

Es un mal administrador de fincas si…

  • Insiste en centrar los gastros e ingresos de todas las comunidades a través de una sola cuenta en el que él es el único titular. Esto, además de ser de mal administrador, es un fraude absoluto. Los vecinos deben tener transparencia en la gestión de su dinero, es por ello que deben poder acceder a sus cuentas de forma fácil y rápida. Teniendo una única cuenta para todas las comunidades que gestiona el administrador es fácil mezclar el dinero y utilizar a placer el dinero ahena.
  • Cuando quiere encargarse de la gestión integral de la comunidad, es decir, que además de ser administrador provee los servicios de limpieza, reparaciones, seguros y un amplio etcétera. Esto conlleva a que el administrador elija el proveedor que más le interese personalmente y él se lleve una pequeña prima. Lo normal es llevar transparencia en la elección de los proveedores, ofrecer al menos tres empresas diferentes y dejar que el presidente y los vecinos elijan libremente qué proveedor les interesa más.
  • Cuando no te coge nunca el teléfono… no decimos que haya siempre que estar pendiente del móvil, pero cuando un cliente llama insistentemente y sea muy complicado hablar con el administrador de fincas, se siente irremediablemente frustrado. La atención a los propietarios debe ser una de las cosas más importantes a la hora de gestionar una comunidad de vecinos.
  • Siempre hay que recordarle los problemas que tiene el edificio. Como hemos dicho antes, es importante que el administrador adopte una actitud activa ante los problemas y el mantenimiento del edificio. No esperar a que pase algo para solucionarlo con una derrama, sino proponer acciones para el mantenimiento eficaz del edificio.

Desde Afinmar, expertos en administración de fincas en Sevilla, os recomendamos que no caigáis en este tipo de malos profesionales, apostad por profesionales como nosotros que sabemos todo lo que hay que hacer para una gestión efectiva.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *