Ser mal vecino puede castigarse con la ley

En Afinmar, administradores de fincas en Sevilla, os contamos un caso que ha llevado a un hombre a ser condenado por ser un vecino conflictivo.

Ser un vecino conflictivo tiene consecuencias, y pueden llegar a ser muy graves, si el resto de propietarios de una comunidad deciden ser menos benevolentes y zanjar el problema. Desde Afinmar, administradores de fincas en Sevilla, vamos a tomar un caso reciente de un vecino de A Coruña que ha sido condenado por la justicia por ser un mal vecino.

De sobra sabemos que la convivencia en una comunidad no tiene que ser siempre sencilla, como expertos en gestión de comunidades de vecinos, hemos podido ver de todo en cada finca. Desde bloques de pisos que son como una auténtica familia y van todos a una, hasta vecinos que tienen declarada la guerra de todas las formas posibles. En estos casos, siempre es conveniente contar con un mediador que sepa cómo gestionar y buscar una solución a las crisis internas para no alcanzar el extremo que a continuación vamos a contar.

Condenado a dejar su casa por ser mal vecino

Hace poco leímos la siguiente noticia, en la que se contaba cómo un vecino de A Coruña ha sido condenado a dejar su casa por realizar prácticas incívicas dentro de su comunidad de vecinos. Según  el artículo 7.2 de la Ley de Propiedad Horizontal, existen ciertas actividades y actitudes que pueden ser castigadas y pueden llegar suponer además del abono de indemnizaciones por los daños y perjuicios ocasionados, e incluso la privación del uso de la vivienda en casos de especial gravedad.

Éste es el caso del protagonista de nuestra historia, el cual (según la sentencia judicial emitida por la Audiencia provincial de A Coruña) molestaba sin cesar con sus actividades:  solía poner la música a gran volumen incluso a horas intempestivas, emitir ruidos molestos a través de los conductos de ventilación de los baños con un megáfono, dar golpes con el martillo o portazos.

No sólo queda la historia aquí, lo más condenable es que también se dedicaba a retener el ascensor cuando alguien lo llamaba, destrozaba elementos comunes del edificio e incluso llegó a desparramar líquidos resbaladizos por el suelo de los pasillos comunes.

administradores de fincas en Sevilla

Esto derivó a que muchos vecinos le tuvieran miedo e incluso pensaban en el bienestar de sus hijos, puesto que les inquietaba la idea de que pudieran cruzarse con este individuo y les molestase.  La tensión vecinal, tras años de soportar estas actitudes, y de continuas llamadas a la policía local, que tuvo que acudir al edificio más de 30 veces, resultaba ya insostenible.

De esta forma, la situación derivó a los tribunales que dieron la razón a los vecinos puesto que tanto las declaraciones de los vecinos, como la de la policía local que acudía asiduamente al bloque consiguió convencer de que la situación era insostenible. Además, confirman la validez que el juzgado de primera instancia dio a la prueba testifical del administrador de la comunidad: la sensación de desesperación de los vecinos y su sensación de estar constantemente amenazados.

 

 

En definitiva, desde Afinmar, administradores de fincas en Sevilla, os animamos a que denuncies las actitudes incívicas dentro de tu comunidad de vecinos para que tu hogar sea de verdad eso, un hogar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *